Los rostros del mundo (230) Oración XLIV

Oración XLIV 

Aliado de la muerte, Señor Dios,
que no se la perdonaste ni a tu hijo,
que ni siquiera le privaste de la agonía,
que lo hirieron
con una sañuda lanza en el costado,
¿qué te hubiera costado salvarle de la muerte?

¿No quisiste, o te lavaste las manos, 
      o fuiste cómplice?
¿No podías, o no lo intentaste o eres servidor
      de un dios que está por encima de ti?

Ni tú ni nadie puede evitarla.
¿Esa parece ser 
      la gran enseñanza de la humanidad,
la senda inevitable, el dios invencible?

Canetti la negó.
Yo no pienso darle ni un duro.

Los rostros del mundo (229) Savater

SAVATER

Quien te ha visto
Y quien te ve
Fernando Savater

De ácrata infinito
A devoto sacristán
Del Ayusismo

De lúcido lucido
A ínclito matacán
Del Sanchismo

De hombre valiente
Enfrentado al miedo,
A este presente

De dron sensato
En dirección contraria
Al desacato

De maestro pensador
A rancio redentor
De la corona

Sesgado y entregado
A la derecha que, en España,
Siempre es estrecha 
y decimonona

Quién te ha visto
Y quién te ve
Fernando Savater

Defensor de la libertad
Para acabar diciendo
Bobadas en vertical

Envejeces como un lirio
Yo me borro de leer
El futuro de tus libros.

Los rostros del mundo (228) Sí es sí 2

SÍ ES SÍ 2

Sí es sí.
No es no.
Queda claro. 

Pero, a veces,
el no, es sí,
y el sí, es no.

¿O acaso
todo sigue igual
bajo el cielo
de una sociedad
en blanco y negro,
simplista,
sin matices,
con las maneras oblicuas
y los pesos decantados,
donde el rico es rico para siempre
y el pobre es pobre sin paliativos,
y el moribundo vuelve a la vida
y el sano la palma al instante,
y el crimen lleva corbata
y el salvaje es bondadoso por naturaleza,
y no hay buenos con narices rotas
y no hay malos impolutos,
y hay gente que pasa por delante de un espejo
y no se ve?

¿Acaso 
todo tiene la claridad
del idealismo que conserva
un cristal translúcido
en el cielo platónico
y los hombres nacimos sin pecado
y somos ejemplo de comportamiento
con estatus de nobleza
y no nos equivocamos nunca
por el camino 
que no lleva a ninguna parte?

Lo sencillo no es sencillo
y lo simple suele ser una sombra
que aparenta una verdad parecida,
pero que no lo es.

Los rostros del mundo (227) Sí es sí

SÍ ES SÍ

Sí es sí.
No es no.
Queda claro. 

Pero, a veces,
el no, es sí,
y el sí, es no.

O, acaso,
¿todo el mundo
vive en la pureza 
y nadie entra y sale
de las contradicciones,
las ambigüedades,
las incertidumbres,
los laberintos,
los despropósitos,
las órbitas demenciales,
las indecisiones,
las miradas perdidas,
los actos cretinos,
los deslices suculentos,
las confusiones estrictas,
las manos decantadas,
las verdades cerriles,
las hoces envolventes,
las restricciones morales,
el simplismo colérico,
las ausencias de rigor,
los vericuetos del alma,
las manzanas podridas,
el pan seco,
el hombre hambriento?

Qué difícil es decir un sí,
que sea un sí,
y decir un no, que sea un no.
Qué difícil es tener claras
las decisiones.

Los rostros del mundo (226) Qué pretendes

¿QUÈ PRETENDES?

¿Qué pretendes,
con tu escote de cerámica dúctil,
con tus lágrimas domesticadas 
      por el teatro de las hogueras,
con tu risa contraria al dolor de las lombrices,
con tus pechos piratas, forajidos que buscan
      colonizar la luna,
con tus rodillas rompiendo en el mar incesante,

¿qué pretendes,
Moviendo los hilos de la ceremonia y el légamo,
insinuándote en la madraza de la colmena callada,
perdiendo tu sombra en la cintura de las llagas,
quemando tus cimientos en el orden indeciso de la fiebre,
insistiendo en el diapasón de la médula mediática,

¿qué pretendes, muñeca musical
de las efemérides furtivas?
¿qué pretendes del amor traicionado
por el afán de tu espada destructiva? 

¿acaso no tienes suficiente con este cadáver
que flota entre el vaivén de las olas del tiempo?

Los rostros del mundo (224) La felicidad fue en abrils

LA FELICIDAD FUE EN ABRIL

Era marzo
Cuando saltó la liebre
Entre la maleza
Todo se pierde.

Era julio
Cuando entré en tu sueño
Septiembre cuando salí
Pensando que era febrero.

Era agosto
Cuando caí rendido
Por tu perfume 
De retama y mirto.

En junio lo planté
Y en octubre lo recogí
Por tu sufrimiento
Me condolí.

Confundo enero y abril
Besos en la derrota
Corazón febril
Amarrado a la congoja

Noviembre y diciembre
Frío y sufrimiento
Y viento 
      rondando por la calle
     desde la cima al valle.
Solo por ti, 
      ese diciembre
Fue en abril.

Los rostros del mundo (223) El amor no traiciona

EL AMOR NO TRAICIONA

El amor no traiciona
Da salud al cuerpo
   juventud al alma
   aroma a la vida

Eleva las pulsaciones
No moja cuando llueve
Te lleva en volandas
Aligera tus pesares

Es generoso con el pan
   y la sal y el esfuerzo
Da de comer al pobre
No es codicioso ni vil
No quiere sacar provecho

No habla mal de nadie
Ni desea el daño
   del otro diferente
Anda corre o vuela
   para repartir el don
   de sus favores o fábulas

El amor adelgaza
Te infunde su belleza
Abre las puertas de una realidad
   que eran anhelo
   o sueño inesperado

Tiene principios
Finales dolorosos
Besos infinitos
Intermedios fascinantes

El amor es un ideal
   que toma cuerpo en la tierra
Lástima que sea voluble
   incierto, cambiante, pasto
   de los muchos intereses.

Los rostros del mundo (222) A paso ligero

A PASO LIGERO

No soporto la vanidad en los autores. 
Prefiero el orgullo o la soberbia.
La primera lleva encima 
una ignorancia indecente: 
anteponer el autor a la obra. 
La segunda pone la obra antes que el autor. 

Por sus obras los conoceréis, dice Jesús.
La vanidad no dice, por sus obras,
la vanidad dice: 
por considerarme un artista maravilloso,
un autor genial, una persona sobresaliente,
conoceréis mis fotografías maravillosas, 
geniales, sobresalientes. 
Yo soy el artista, dice el vanidoso,
la obra es mi excrecencia. Sin mí,
la obra no existe.

Los rostros del mundo (221) Amistad

AMISTAD

Un amigo te envía
      una información,
nunca una publicidad.

El trabajo colaborativo de las hormigas.

Un amigo, ni te vende
      ni te quiere vender.
Siempre te hace un precio especial,
y si puede, te lo regala.

Las hormigas se sacrifican 
            por el bien de la comunidad

Si te cobra comisión, no es un amigo,
es un aprovechado, un estraperlista.

Las hormigas obedecen a una ley inexorable.

La amistad y el dinero se llevan mal.
Lo mejor son las cuentas claras
y la honestidad por bandera.

Las hormigas luchan juntas.

Si no cumple su palabra, no es un amigo.

Deja que las hormigas hagan su trabajo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies